miércoles, 24 de febrero de 2010

comiendo tostitos

nunca se me había ocurrido
que la libertad pudiese redundar.